Madrid (676 613 363) - Zaragoza (644 448 365) info@gesprolog.com

Los almacenes, tienen un papel muy importante para las empresas. Por ello, cada vez están más vigilados por las compañías. La optimización logística de estos es muy importante, ya que ello permite a las empresas reducir costes y seguir siendo competitivo.

¿Cómo se gestiona? 

Normalmente, son gestionados por el personal propio de la empresa, lo cual supone una partida de costes importantes para la compañía. Si a esto le sumamos el gasto del inmueble y los elementos de manutención, probablemente el almacén sea una de las áreas donde se soporta mayor coste en la empresa en algunas compañías.

La imagen de los almacenes ha cambiado. Siempre se ha visto como un gran gasto para las empresas, pero con la optimización logística, empieza a verse como una herramienta competitiva. Por lo tanto, se convierte en un área que les aporta un valor añadido a las compañías.

Necesidades de un almacén

Hay una gran masa de empresas con necesidades distintas entre si, por ello, debemos tener en cuenta, que requieren para optimizar la logística del almacén y de este modo conseguir un mayor rendimiento.

            Reorganización

Muchas veces se debe realizar una reorganización física del almacén (conocido como el Lay Out de almacén), de este modo, efectuaremos los cambios teniendo en cuenta dónde ponemos cada material y cómo lo ubicamos.

Para ello, debemos tener siempre presente que hay que maximizar todo el espacio, y de este modo conseguiremos una mayor agilidad y facilidad para manipular los materiales, llevando así, un mayor control sobre los flujos de entrada y salida. 

            Digitalización

La digitalización es una de las opciones que nos ayudan a minimizar la parte de las operaciones del almacén. Hay Software especializados y esto nos permite controlar lo que tenemos y donde podemos encontrarlo.

Optimización logística

Lo que debemos tener en cuenta es, la optimización logística del almacén, ya que forma parte de nuestras cadenas de suministro y por lo tanto, debe tener un buen engranaje con el resto de las áreas de la empresa, como también con otros agentes que participen en nuestra cadena de suministro, como proveedores, clientes y transportistas, entre otros.

Así pues, nuestro departamento de compras, planificación, ventas, producción, etc. deben estar lo suficientemente integrados para que la información que requiere nuestro almacén se reciba de forma adecuada en el momento oportuno. Esto permitirá al almacén obtener una buena planificación a corto y medio plazo, lo cual es clave para la gestión y toma de decisiones.

Por lo tanto, las áreas y agentes de nuestras cadenas de suministro deben colaborar, y en muchas ocasiones con ciertas dosis de creatividad. Es importante establecer un flujo de comunicación adecuado entre los diferentes actores, con el fin de conseguir una mejor visibilidad de la información, lo cual nos permitirá trabajar en la optimización logística de los almacenes.